Blog

Tratamientos anti-celulitis

La operación anti-celulitis empieza en marzo

El verano está más cerca de lo que crees y deberías comenzar (esta vez en serio) la ‘Operación bikini’. Estamos deseando guardar en lo más profundo de nuestro armario los abrigos y la ropa larga, y sacar los colores vivos y la ropa más fresquita. Pero antes, queremos desprendernos de esos kilos de más que cogimos en Navidad y que todavía continúan con nosotros/as, para (por fin) conseguir reducir volumen y la desaparición de una de nuestras peores enemigas: la celulitis.

 

Pero, antes que nada… ¿Sabemos qué es la celulitis?

La celulitis es una alteración de las células grasas que afecta al tejido intersticial y a los vasos sanguíneos. Aqueja al 95% de las mujeres (y también a hombres, aunque en menor porcentaje) y, por ello, representa una de las principales preocupaciones estéticas.

Unos hábitos alimentarios poco saludables, exceso de alcohol y tabaco, y el sedentarismo son sus principales causas.

Las zonas en las que más se representa son las piernas y los glúteos, y su aparición en la piel puede ser consecuencia de una retención de líquidos y toxinas basado en una circulación sanguínea incorrecta.

¿El resultado?

  • Formación de edemas en nuestro cuerpo.
  • Aspecto de sequedad y acolchamiento de la piel (formación de la denominada “piel de naranja”).
  • Incremento de la grasa corporal.
  • Mayor acumulación de líquidos, grasas y toxinas.
  • Falta de drenaje de los tejidos.

 

¿Son todas las celulitis iguales?

No, no lo son. Al igual que dos personas no son iguales, la celulitis que aparece en ellas tampoco.

Son tres los principales tipos de celulitis y se exteriorizan de distinta forma:

  1. Celulitis Blanda: su manifestación se localiza, principalmente, en abdomen, brazos, glúteos y espalda, y es más habitual en mujeres entre los 30 y los 40 años.

Su aparición se debe a:

  • Hábitos sedentarios.
  • Cambios bruscos de peso.
  • Flacidez cutánea.
  • Falta de tono muscular.
  • Mala circulación.

 

  1. Celulitis Dura: se debe a una genética hormonal existente, y su aparición empieza a edades más tempranas (normalmente, en la adolescencia) en mujeres jóvenes, deportistas y/o con una epidermis delgada. Se localiza en la parte interna de las rodillas, en glúteos y parte externa de los muslos. Si no se trata a tiempo, su manifestación se prolongará durante toda la vida.

 

  1. Celulitis Edematosa: es el tipo de celulitis más grave, ya que su aparición puede asociarse a hinchazones e, incluso, dolores y calambres en las zonas afectadas (principalmente los muslos, pero puede afectar a otras zonas del cuerpo). Su aparición llega entre los 20 y los 30 años, y es la más difícil de eliminar.

Su manifestación se relaciona con:

  • Retención de líquidos.
  • Problemas circulatorios acompañados de insuficiencia venosa.
  • Falta de drenaje linfático.

 

¿Cómo combatirla?

Su reducción o eliminación es una de las mayores demandas estéticas actuales y, por ello, en Class Centro de Estética, a partir de diferentes técnicas aparatológicas, complementadas con ejercicio diario y una alimentación saludable, te ayudaremos a desprenderte de ella.

PASO 1: Identifica el problema

Son diferentes las manifestaciones celulíticas que se producen en nuestro cuerpo. Por ello, lo primero es identificar de qué tipo es la de que afecta a tu cuerpo.

Llama a nuestro centro de estética en Badajoz y realizaremos el diagnóstico del problema de forma totalmente gratuita: 640386583

PASO 2: Elige el tratamiento más adecuado

El objetivo principal de estos tratamientos anticelulíticos es remodelar la silueta y en Class Centro de Estética lo hacemos utilizando técnicas no invasivas que depuran el organismo, disminuyen el hinchazón y reducen y detienen la aparición de celulitis en las partes tratadas (y, por ende, ayudan a reducir también el volumen corporal). Sin embargo, actualmente, son numerosas las técnicas existentes para combatir la celulitis.

Aquí tienes el Top 5 de los tratamientos anticelulíticos y reductores más eficaces:

  • Drenaje linfático venoso: Tipo de masaje terapéutico con el que se pretende desplazar el líquido linfático o linfa (representa, aproximadamente, el 16% de nuestro cuerpo y se compone, a grandes rasgos, de agua, grasas, proteínas y restos celulares). Es el tratamiento anticelulítico más aconsejable a la hora de combatir la celulitis blanda.

 

  • Presoterapia: Tipo de tratamiento específico para luchar contra la celulitis basado en la aplicación de presiones de aire y movilizaciones progresivas, que funcionan como un masaje estimulando el sistema circulatorio y el drenaje linfático y, así, se eliminan toxinas, líquidos y grasas.

 

  • Electroestimulación: Mediante el uso de una máquina especializada que emite frecuencias a través de electrodos que deberán colocarse en la zona a trabajar y programarse en función del problema específico a tratar (con el fin de personalizar el tratamiento), se consigue una remodelación corporal. Por ello, este tipo de tratamiento, además de reducir la celulitis, consigue también adelgazamiento corporal y tonificación de tejido y muscular.

 

  • Terapia Subdérmica: tratamiento local basado en un masaje aspirativo con rodillos que estimula los fibroblastos en la dermis y reactiva la producción de colágeno y elastina. Es aplicable en los muslos y en los brazos y, además de reducir la celulitis, también reduce grasas en las zonas localizadas, redefine la silueta y reafirma los contornos.

 

  • Cavitación: innovador sistema para luchar contra la celulitis. Es también llamado la “Liposucción sin cirugía”, y destruye las células adiposas transformando la grasa en una sustancia líquida, disminuyendo la celulitis y remodelando la forma del cuerpo.

PASO 3: Elige unas pautas alimentarias correctas

Reduce las grasas en tu día a día, y sigue un plan dietético adecuado combinando las proteínas con los hidratos de carbono, y realizando 5 comidas al día. Notarás las mejoras de tu organismo y una aparición de la celulitis mucho más reducida.

PASO 4: Realiza ejercicio diario

Hay que luchar contra la vida sedimentaria. Por ello, si te asusta el ejercicio físico de gimnasio, comienza con andar una hora diaria y ve subiendo el tiempo y el ritmo de forma progresiva. Esta es la mejor manera para comenzar una vida más sana y saludable.

 

Con una actitud positiva y siguiendo las pautas propuestas, este verano podrás lucir tu mejor versión.

¿Empezamos? Llámanos y pide cita para un diagnóstico gratuito: 640386583